Resumen de la jornada: Cristiano llora, pero la ''Juve'' triunfa

Las lágrimas de Cristiano Ronaldo, impotente ante una expulsión aparentemente injusta en Valencia (0-2), marcó la sesión del miércoles en la Liga de Campeones, con triunfo, fútbol e innumerables ocasiones del Real Madrid, con victoria del Bayern Múnich y con la inesperada derrota del City.

Más allá de marcadores y goles, la imagen de la jornada fue la desesperación de Cristiano Ronaldo, tirado en el suelo, con las manos en la cara e incrédulo cuando el árbitro alemán Félix Brych, previa consulta con el asistente de área, le enseñó la tarjeta roja en el minuto 29 de su estreno en la 'Champions' con el Juventus.

Lloró de impotencia Cristiano, que enfiló el vestuario entre las lágrimas, expulsado por primera vez en su carrera en competición europea y por una sanción desproporcionada. Su pugna con el defensa colombiano Jeison Murillo cuando acudía al remate o su posterior reproche al central cuando cayó al suelo no fue para tanto, como mucho para una tarjeta amarilla, incluso quizá para un simple aviso.

Mientras sus compañeros rodeaban al colegiado, mientras Mestalla celebraba tal decisión, aparentemente injusta -en la Liga de Campeones no se emplea el VAR-, Cristiano habló con Marcelino García Toral, se apoyó en el túnel y recibió el consuelo de Pavel Nedved, primero, y del triunfo de su equipo en Mestalla (0-2), después.

Porque el Juventus, ya superior once contra once, pero sin gol, aunque tuvo opciones increíblemente claras de Mario Mandzukic, Sami Khedira -lesionado en el minuto 22-, o Federico Bernasdeschi, ganó con diez hombres al Valencia, al que derribó con dos penaltis transformados por el bosnio Miralem Pjanic. El 0-1 al borde del descanso; el 0-2, la sentencia del duelo, en el minuto cinco de la segunda parte.

En una sola jornada, la situación ya es comprometida para el Valencia, que falló un penalti en los instantes finales, repelido por Wojciech Szczesny a Dani Parejo, porque el Manchester United resolvió la puesta en escena en el grupo H con tres puntos frente al Young Boys, dirigido por los dos goles del francés Paul Pogba en el primer tiempo, uno de penalti. Anthony Martial completó la victoria.

Mientras, el Real Madrid, el actual campeón, ya manda en su grupo con autoridad. La persecución de la decimocuarta Copa de Europa del vencedor de las tres últimas ediciones comenzó con un partido muchísimo más incontestable en el juego y las ocasiones que en los goles contra el Roma (3-0), al que apabulló muchos tramos del duelo.

Tuvo oportunidades de todos los colores a lo largo de todo el encuentro en el estadio Santiago Bernabéu, pero sólo transformó tres: el golazo de falta, tocado, que marcó Isco Alarcón en los instantes previos al descanso; el zurdazo cruzado con el que Gareth Bale culminó el enésimo pase fenomenal de Luka Modric en el minuto 58 y el precioso derechazo de Mariano Díaz en su reestreno blanco.

En la portería, Keylor Navas, de vuelta al once en lugar de Thibaut Courtois, tuvo alguna parada de mérito en la imponente puesta en escena del Real Madrid, que tomó de inmediato el liderato de su cuarteto. En el otro duelo, el Viktoria Plzen y el CSKA Moscú igualaron a dos. El equipo checo recibió el 2-2 en el minuto 95 después de haber ido ganando 2-0.

También comenzó dentro de los pronósticos el grupo E, con el Bayern Múnich ganador en Lisboa frente al Benfica con un ejercicio de superioridad que plasmaron en el marcador Robert Lewandovski, con el 0-1 en el minuto 10, y Renato Sanches, con el 0-2 en el 54; ambos rematadores de dos jugadas colectivas desbordantes y precisas. En la segunda, el asistente fue el colombiano James Rodríguez.

Como el campeón alemán, con tres puntos, está el Ajax. Aún a una distancia abismal de su laureado pasado, pero invicto este curso en Europa, el equipo holandés volvió cuatro años después a la fase de grupos de la Liga de Campeones con una goleada en casa frente al AEK, el campeón griego, al que doblegó tras el descanso, con dos de los tres goles del argentino Nicolás Tagliafico (3-0).

El grupo F acogió la sorpresa de la jornada. Después del sorteo no había duda del favorito a la cima del cuarteto, el Manchester City; tras la primera jornada hay algunas, porque el conjunto de Pep Guardiola, en un palco por sanción, fue derrotado por el Lyon en su casa, descuidado en las pérdidas y golpeado al contraataque (1-2).

Después de alguna imprecisión en el medio campo y expuesto a la salida rápida de su adversario, recibió los dos goles en el primer acto. El 0-1 de Maxwel Cornet en el minuto 26, además con un error impropio de Fabien Delph, que despejó al aire, y el 0-2 de Nabil Fekir, que condujo bien y definió mejor en el 43. Bernardo Silva reactivó al City en el 67. No fue suficiente para salvar un punto.

El otro partido -trepidante- del grupo terminó en empate en Kharkiv. Ahí, el Shakthar Donetsk fue capaz de nivelar dos marcadores adversos al debutante Hoffenheim, las dos veces a través de goles brasileños. Al 0-1 de Florian Grillitsch en el minuto 6 respondió el brasileño Ismaily; al 1-2 de Håvard Nordtveit, en el 38, contestó con el 2-2 de Maycon, con un potente zurdazo.