Reglamento Disciplinario contempla castigos en caso de amaño, no para lavado de dinero

El presidente de la Unafut, Julián Solano, respondió que el amaño de partidos y el lavado de dinero dentro del fútbol "son dos situaciones distintas, aunque podrían ir muy de la mano", ante consulta de Columbia Deportiva.

En todo caso, el Reglamento Disciplinario de la Unafut solo contempla castigo para el amaño de partidos. "Eso está debidamente reglamentado. En el reglamento de disciplina, que rige para el campeonato de primera división", explicó Solano.
En cuanto al tema de lavado de dinero en clubes de primera división, el presidente respondió:
"El otro tema, el tema de financiamiento de los clubes, FIFA, a nivel de federación y clubes en todos los países, ha hablado de la transparencia del origen del dinero de los clubes. La FIFA lo ha llamado 'la integridad'. Eso se ve más que nada en el tema de la acreditación de clubes, o sea, el licenciamiento de clubes. Los clubes tienen que presentar una serie de documentos, en este caso, al Comité de Licencias de la Federación (Costarricense de Fútbol), que analiza todos los documentos que presentan los clubes", profundizó el dirigente.
"Y, si observara algún tipo de irregularidad respecto a la procedencia de ingresos de los clubes, tiene la obligación de comunicarlo a los órganos correspondientes a nivel nacional: Ministerio Público, Instituto Nacional AntiDrogas, cualquiera que sea el competente", agregó Solano, quien dejó claro que, en caso de detectar alguna anomalía, Unafut también haría el reporte correspondiente.
En cuanto al amaño, dejó claro que, de momento, "nosotros no tenemos elementos con los cuales pudiésemos sospechar de algún amaño. Tendríamos la obligación de comunicarlo a los entes federativos y al Ministerio Público", declaró.
En este particular, "sí hay sanciones. Incluso, sanciones a todos los dirigentes (involucrados, hasta de expulsión de actividades deportivas por periodos determinados. O, dependiendo de la situación, pérdida de credenciales en club, liga. La FIFA lo tiene reglamentado".
A continuación, lo que dice explícitamente el Reglamento Disciplinario:


Sección 6: Corrupción
Artículo 47.- Corrupción 1. El que ofrezca, prometa u otorgue a un órgano de UNAFUT, a un oficial de partido, a un jugador, a un club o a cualquier oficial en general, beneficios ilegítimos para su persona o terceros, con el fin de inducirles a infringir la reglamentación de la UNAFUT o de la FEDEFUTBOL o de la FIFA, será sancionado con una multa de ¢1.000.000,00 colones, la inhabilitación para ejercer cualquier actividad relacionada con el fútbol y la prohibición de acceso a los estadios por un período que va desde los seis meses hasta los dos años.
2. La corrupción pasiva (solicitar, hacerse prometer o aceptar aquella clase de dádivas o beneficios), conllevará idénticas sanciones a las previstas en el punto anterior.
3. En supuestos especialmente graves o concurriendo reincidencia, la sanción de inhabilitación para ejercer cualquier actividad relacionada con el fútbol será de hasta diez años.
4. En todo caso, el Tribunal Disciplinario decretará el decomiso de las cantidades o valores patrimoniales que hayan servido como instrumento para cometer la infracción. Tales valores serán destinados a los programas de desarrollo del Fútbol.
Artículo 48.- Amaño de Partidos 1. El que intente influir de cualquier manera en el resultado de un partido contraviniendo los principios de la ética deportiva será sancionado con la prohibición de acceso a los estadios por un término de dos a tres años y una suspensión de seis a diez partidos o con la prohibición de ejercer cualquier actividad relacionada con el fútbol por un término de dos a tres años y la imposición de una multa que puede ir de ¢1.000.000 a ¢3.000.000 de colones. En casos muy graves se impondrá la prohibición de ejercer hasta un máximo de diez años cualquier actividad relacionada con el fútbol.
2. En caso de influir ilícitamente en el resultado de un partido a través de un jugador o un oficial, será sancionado con la prohibición de acceso a los estadios por un término de cinco años de suspensión de toda participación, competición o ingreso a los estadios y si se demuestra que afectó el resultado de un partido, la sanción será de diez años de suspensión de toda competición, participación relacionada con el fútbol, además con la prohibición de ingreso al estadio por ese mismo periodo, y la imposición de una multa cuya cuantía será de ¢3.000.000 a ¢5.000.000 millones de colones. En los casos graves así determinados por el Tribunal, se podrá sancionar al infractor con la exclusión de una competición, el descenso a una categoría inferior, la sustracción de puntos y la devolución de premios.