Kevin Rivera, el joven que hacía jardines con su padre y que luego ganó el Tour de China



Con tan solo 19 años se ha convertido en un referente del ciclismo nacional y aun cuando en su palmarés no aparece Vuelta a Costa Rica. Es Kevin Rivera quien el pasado setiembre ganó el Tour de China, evento categoría 2.1 (está por encima de Vuelta Táchira, Vuelta Colombia, Vuelta Costa Rica) que ningún costarricense ha ganado en la historia del ciclismo nacional.

A Rivera la vida personal y profesional le cambió en cuestión de 365 días, pues el salto a Europa le dio una nueva rutina muy diferente a la que vivía en las montañas de Pacayas de Alvarado de Cartago.

“Hace un año estaba en los jardines ayudándole a mi papá en botas e iba en bici y todo a trabajar con él, siempre pensando en que quería ser un ciclista profesional pero sabía que era muy complicado”, comentó Rivera.

Kevin, quien a los trece años terminó su etapa escolar de inmediato se convirtió en ayudante de su padre en la labor de jardinería.

“Mi papá hizo un poco de agricultura pero al final terminó haciendo solo jardines en eso fue que decidí trabajar con él más que todo y mis tíos si trabajan la agricultura a veces trabajaba con ellos”, añadió el ciclista.

Curiosamente el primer deporte que practicó el hombre del Androni Sidernec, no fue el ciclismo. Rivera le confesó a Columbia que soñó con ser futbolista.

“Si claro, quise ser futbolista (entre risas) pero no teníamos como los fondos, no tenía tacos, no tenía esto y lo otro y yo le decía mi papá: lleváme al Cartaginés y en algún momento cuando él me iba a llevar ya me había decidido por el ciclismo”, relató.

Ser profesional en una escuadra Continental lo ha llevado a rosarse con figuras de la talla de Vincenzo Nibali, con el cual confiesa que sale a entrenar y hasta le da consejos para mejorar como pedalista.

“Yo le dije: ¿Como haces para bajar tan rápido? y él me dice es que tenés que hacer esto y lo otro y así poco a poco. Él vive ahí nomás (son vecinos) y mi entrenador me dijo vamos a ir a reconocer unas etapas del Giro pero vamos con un amigo y cuando vi era Nibali, yo no lo creía; a él solo lo veía en tele, casi se me sale el corazón”, contó el brumoso.

Durante los próximos días Rivera se mantendrá en Costa Rica a la espera de indicaciones por parte de su entrenador para iniciar la temporada 2018.