Tribunal Disciplinario no la tiene contra Saprissa: Se equivocó con Bengtson y acertó con Cascante

De los cinco jugadores sancionados de oficio mediante el uso del vídeo, el Tribunal Disciplinario ha castigado a dos futbolistas del Saprissa, el delantero Jerry Bengtson y el zaguero Julio Cascante.

Esto ha levantado cierto polvorín en redes sociales de un sector de la afición morada, que proclama una supuesta persecución  contra su equipo.
Los otros sancionados mediante el uso de tomas televisivas fueron el universitario Carlos Hernández, el carmelo Verny Ramírez y el limonense Kareem McLean.
El presidente Juan Carlos Rojas y el DT Carlos Watson alzaron la voz en su momento tras la sanción contra Bengtson por un supuesto "piscinazo" en el partido de la primera vuelta frente a Carmelita -que desembocó en un penal anotado por el propio catracho-, lo cual se unió a la sanción de cuatro partidos que sufrió el hondureño después de ser expulsado en el clásico.
Este domingo Cascante le propinó un puñetazo en un costado del tronco al limonense Steven Williams, agresión no vista por el árbitro del partido, pero cuya grabación sí fue analizada por el Disciplinario, para proceder a imponerle dos partidos de sanción, lo mismo que al caribeño McLean, que en ese mismo compromiso le dio una trompada al brasileño Anderson Leite.
Parte de la molestia de los críticos de las sanciones de oficio es que Williams se tomó revancha por su propia mano... o, mejor dicho, por su propio pie, durante el desarrollo del juego. Steven le dio un claro puntapié a Cascante, ganándose solamente la tarjeta amarilla. En este caso, el juez sí vio la falta, pero consideró que con la amonestación bastaba.
Entonces, ¿el Tribunal la tiene contra Saprissa? A ciencia cierta, solo ellos lo saben, pero sí se puede asegurar que la sanción contra Cascante es correcta, puesto que el árbitro no la vio y la revisión mediante vídeo cabía, lo mismo que la de McLean, mientras que en la "venganza" de Williams es diferente, porque el silbatero ya la castigó durante el cotejo... Bien o mal, es otra historia, pero ya tuvo una sanción... muy blandengue pero sanción al fin (Merecía la roja).
La de Bengtson es otra historia. A criterio del suscrito, el catracho sí incurrió en simulación, pero la jugada es controvertible, pues también se puede argumentar que cayó por la inercia de la jugada, e incluso hay quienes consideran que el arquero carmelo, Luis Diego Sequeira, sí lo rozó de forma suficiente para provocarle la caída. Entonces, se trató de una jugada discutible, controversial, polémica, y de ninguna forma "incontrovertible", como justificó aquella vez el Tribunal para imponerle la sanción. A juicio de quien redacta, para que quepa castigo, la acción debe ser incuestionable, y ésta no reunía tal condición.
Entonces, amigos saprissistas, una sanción estuvo bien y la otra, la de Bengtson, no, pero no por mala fe, sino por "pollada", por ser la primera vez que se aplicaba dicha norma. Y, al parecer, los miembros del Disciplinario así lo entendieron, porque las siguientes cuatro sanciones fueron por agresiones no castigadas durante los partidos y nunca más por presuntas simulaciones.