Señor Medford: ¿A quién le dijo inexperto? ¿Quién habló más de la cuenta?

Aunque Hernán Medford le disparó a José Giacone epítetos como ‘’inexperto’’, ‘’novato’’ y que ‘’habla más de la cuenta’’, al final el pulso de entrenadores lo ganó el timonel de Pérez Zeledón ampliamente.

La serie en sí quedó 1 a 0, pero en vista de la enorme diferencia presupuestaria a favor del Herediano, por infraestructura, tradición, plantel y hasta peso mediático, tácticamente Giacone le dio cátedra de sapiencia a Medford por meticuloso, analítico, frío y hasta por comedido en sus declaraciones. Una goleada, una paliza le dio.

Medford se sintió irrespetado porque Giacone dijo en conferencia de prensa cómo jugaría el Team en el primer partido y, de cara al segundo, le adelantó en exclusiva a Columbia cómo esperaba que jugase el Team, tanto en planteamiento como en alineación. No lo dijo con sorna. Se le pidió un análisis y lo hizo transparentemente.

La cólera de Medford debería ser contra sí mismo. Sintió que le estaban diciendo predecible… ¡Y lo fue!: Giacone anunció que Herediano jugaría conservadoramente en Pérez Zeledón, con cinco defensas y un solo delantero.

“Herediano como visitante ha tenido una propuesta generalmente especuladora”, dijo el gaucho de madre turrialbeña. ¿Mintió? No. Un Team miedoso, con cinco zagueros y tres volantes con perfil defensivo (Granados, Cruz y Azofeifa) se salvó de una masacrada en el Valle de El General gracias a la soberbia actuación del arquero Daniel Cambronero.

Es decir, Giacone le adivinó el planteamiento a Medford, PZ destrozó futbolísticamente al Herediano y éste último se salvó de la vergüenza gracias al portero y al poste derecho. ¿Predecible? ¡Sí!

Para el juego de vuelta, un Giacone sereno, sin jugar de agente de la CIA o de la KGB, como si el fútbol fuera la Guerra Fría, le manifestó a Columbia que esperaba a un Team ofensivo, con cuatro hombres en zaga, laterales con vía libre para subir, un solo contención y dos o tres puntas… ¡Tal y como salió Medford! ¿Predecible? ¡Que sí!

Herediano se limitó a tirarle ‘’plegarias al cielo’’; pelotazos a la olla, por alto, para ver si aparecía una ‘’jupa milagrosa’’, pero eso nunca ocurrió. A los tres centrales sureños les quedaron las frentes moradas de tanto repeler centros sin ton ni son y la única ‘’ideota’’ que salió del banquillo local fue meter delanteros a lo loco, sin que hubiese libre un cerebro que los abasteciese (Luis Carlos Barrantes le puso el candado a Elías Aguilar).

En síntesis, fueron dos joyas estratégicas de José Giacone, que respondió con actos a las palabras que vomitó Medford la víspera contra él:

"El señor Giacone dice que somos predecibles”. Y tuvo razón don José.

“Él es el técnico astuto acá". Aunque lo dijo con ironía… En efecto, lo fue.

“Pérez Zeledón vendrá al infierno del Rosabal Cordero”. Y más bien fue el olimpo generaleño.

"Como el entrenador rival es un inexperto en finales, habla más de la cuenta”. El que se desbocó hablando del colega fue él.

"Yo por lo menos siempre respeto al rival. No como del otro lado, que no nos respetan. Eso tiene un precio”. Giacone nunca emitió adjetivos contra Hernán.

Entonces, ante la opinión pública, ¿quién quedó como si fuera un inexperto y como un ''bocón''?