¿Quién hizo el ridículo: Saprissa o el fútbol de Costa Rica?

El América de México no solo le ganó 1x5 al Saprissa, sino que le dio un baile y hasta pudo propinarle doble ración de goles, de no mediar cierta displicencia para definir y algunas buenas intervenciones del portero Aaron Cruz.

Entonces, cabe preguntarse si la vergüenza le cabe solo a la “S” o al fútbol nacional como un todo.

Hay dos respuestas: por la forma y por el fondo. Por la primera, tanto el club como el balompié del país quedaron en mal, porque, quiérase o no, por más rico que les sepa a los higadosos el traspié del monstruo, en las cadenas internacionales se dice que perdió “Saprissa de Costa Rica”.

Empero, por el fondo, la “pelada” fue única y exclusivamente morada, y su catástrofe que la asuman en Tibás. Herediano, por ejemplo, no tiene vela en el entierro. El Team se le plantó gallardamente al campeón azteca, Tigres, y logró rescatar un punto cuando tenía perdidos los tres.

Caía 0 a 2 en el Rosabal Cordero, producto de un planteamiento equivocado de su DT, pero el propio Jafet Soto sacó a relucir sus colmillos afilados, recompuso sobre la marcha, abandonó los inventos de última hora (un 5-2-1-2 que se sacó de la manga) para volver al 4-4-2 habitual con el que salvó el honor… rojiamarillo, no del país futbolero.

En cambio, si el otorgamiento de la Licencia A dependiera del partido del miércoles, Vladimir Quesada reprobaría. Planteó mal el juego, más audaz de lo recomendable contra un equipo tan poderoso, y fracasó en sus intentos de enmendarlo. Imagínense que por fin colocó doble candado cuando el partido ya iba 0 a 4. No de gratis la gente coreó “Centeno, Centeno, Centeno”, pidiendo al DT de Grecia y exjugador morado.

Es decir: aún con las groseras diferencias presupuestarias entre los clubes aztecas y los ticos, tácticamente sí hay como contrarrestarlas dentro del rectángulo, por lo menos para no ser humillados en Costa Rica y para caer dignamente en México, como otras veces ha pasado. Inclusive, ha bastado para algo más (recuérdese que Herediano eliminó a León y la Liga al América y al Cruz Azul, en esta misma década, por citar unos pocos casos).

Además, la derrota no representa un verdadero pulso Costa Rica vs. México, porque el América es, en realidad, un equipo trasnacional y no un espejo fidedigno del balompié azteca: En el 11 del miércoles solo salieron 3 mexicanos (Paul Aguilar, Henry Martin y Oribe Peralta).

La verdadera representación de Costa Rica es la Selección Nacional, cuyos legionarios son los que la ponen a competir contra México en condiciones parejas, alcanzándole para gestas como la de Brasil 2014.

Plus: Tanto Ricardo Ferreti (Tigres) como Miguel Herrera (América) aceptaron que las diferencias entre clubes no representan la distancia entre selecciones. "No voy a comparar 'futboles' (sic)", dijo "El Piojo".