Juzguemos a Leo González… Y también al ‘’Chunche’’ Montero

Costa Rica se jugaba el pase a octavos de final de Italia 90 contra Suecia, cuya figura era el atacante Thomas Brolin, un dechado de creatividad y, encima, con gol.

“Bora me dio un casete de Brolin. ‘Este es el desayuno, el almuerzo y la cena suya’. Fue así que lo que jugó fueron 22 minutos. En una jugada lo agarré y lo apreté fuerte. Salió él lesionado”, reconoció su marcador aquella vez, Mauricio “Chunche” Montero, al programa Destino Confidencial de la cadena ESPN.
“Le mete el taco muy arriba”, dijo con sonrisa pícara el delantero de la “Sele” noventera, Claudio Jara, mientras que el exzaguero Héctor Marchena, riéndose, calificó la acción de Montero como un “sablazo”. Yo me reí con ellos. ¿Ustedes no?
Suecia resintió la salida prematura de su crack y, a la postre, Costa Rica triunfó 2 a 1, clasificándose a segunda ronda, haciendo desatar la locura de un país que sigue recordando aquellos pasajes como heroicos. Y lo fueron. Que esa selección de semi profesionales revueltos con amateurs eliminase a dos europeos (Suecia y Escocia) fue épico.
Aquí, después de 28 años, personalmente no he escuchado a nadie despotricar contra el “Chunche” por esa jugada. Ni siquiera al personaje “Demasiado Honesto”.
Ahora bien, no creo que en Suecia la anécdota les saque carcajadas a los escandinavos, como es normal.
Bien o mal, así es el balompié. Cuando nos conviene, a las artimañas solemos decirles “astucia”, pero cuando nos desfavorece las calificamos de “suciedad”, “trampa”, “cochinada”.
Ahora sí, juzguemos la aparatosa caída de Leo González que provocó la expulsión de Jerry Bengtson cuando Herediano y Saprissa igualaban a cero (al final, triunfo florense 1 a 0 con un hombre más todo el segundo tiempo): ¿Astucia o suciedad? Ambas, según el cristal con que se mire.
¿Se merece sanción, máxime tras reconocer públicamente que el hondureño no lo tocó?
Sí, pero los florenses no se lo van a reprochar, como, me atrevo a decir, los ticos no se lo reclamarían a Johnny Acosta si saca de casillas a Neymar en el Costa Rica vs. Brasil, expulsan al astro y, tras el pitazo final, la “Sele” saca un glorioso resultado.
Bien o mal (en realidad está mal), así es el balompié.