El premio de Jonathan Mauri y la supuesta ‘’extraña pasividad’’ en defensa de los recursos públicos

Claudia Poll “noqueó” a Hanna Gabriels en la disputa del Premio Nacional del Deporte Claudia Poll (sí, lleva el nombre de la ondina) correspondiente a 2010.

Dicho galardón lo entregaba el Ministerio de Cultura y Juventud, en consonancia con la Ley 7.703, hasta que se derogó por 1) considerarse que la cartera de deportes se había “independizado” y 2) que era un rubro oneroso, en épocas de déficit fiscal y necesidad de mesura con las arcas.

Poll había conquistado el 3 de agosto del 2010 la medalla de oro en los 200 metros combinado individual en el Mundial Máster de Natación que se disputó en Gotemburgo, Suecia.

Mientras que el 29 de mayo del 2010 Gabriels venció a la dominicana Gardy Peña y se proclamó campeona del mundo superwélter (154 libras) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

La hoy derogada ley no establecía diferencias entre el título en una competición máster y la categoría mayor, de élite, a propósito del pulso entre Claudia y Hanna.

A muchos nos pareció en aquel momento que la boxeadora se merecía la distinción. Mera opinión.

Lo cierto es que ellas habían acaparado el debate público, muy, pero realmente muy por encima de los otros tres candidatos: el  nadador máster Jonathan Mauri, la judoca Andrea Guillén y el ciclista de descenso Carlos Castillo.

Fue entonces que Mauri demandó al Estado en el Tribunal Contencioso Administrativo de San José, que ocho años después de la competencia resolvió darle no solo la razón, sino 233 millones de colones, agregándole a los 160 millones originales otros rubros correspondientes a costas del proceso y daño moral, etcétera. Mauri había noqueado al Estado… que, según don Henry Núñez, presidente del Comité Olímpico, pareció que ni siquiera subió los guantes para meter las manos y así defender esos recursos públicos.

Es entonces que se encendió el polvorín, porque este viernes 4 de mayo don Jonathan recibió el premio por parte del Estado, cuya cartera de Deportes encabeza su hermana, la ministra Carolina Mauri (téngase claro que el galardón en sí lo concede, por ley, el Ministerio de Cultura y Juventud). Citado por el Diario Extra, el presidente del Comité Olímpico de Costa Rica, Henry Núñez, dijo que “considero que hubo una extraña pasividad en la defensa de esos recursos públicos, ya que ni siquiera se presentó una apelación a la sentencia y no es competencia de un juzgado definir a quién asignar ese premio”.

Y: sí. Por lo menos da la impresión de una “extraña pasividad”.

 

* Nota: Puntualícese  que el premio lo concede el Estado Costarricense, por medio del Ministerio de Cultura y Juventud, no la cartera de Deportes como tal.