Convocados 1x1: El cerrado círculo del ''Machillo'' Ramírez (no le digamos ''argolla'')

Sin jugar de “porristas” (uy, sí, ahora todos apoyemos) ni tampoco criticando por criticar, al estilo fanático (“Centeno, Centeno, Centeno”, como le corearon al pobre Vladimir), intentamos analizar con argumentos la convocatoria de 23 jugadores de Óscar Ramírez para Rusia 2018. En resumen, el seleccionador nacional no rompió su círculo de confianza (no le vamos a decir “argolla”, por más que los venenosos así lo quieran). Lo que esperamos es que sus decisiones, compartidas o no, hayan sido las correctas y que la “Sele” haga un gran mundial:
 
Keylor Navas: La estrella. En los mundiales, para sobresalir Costa Rica siempre ha necesitado de un súper arquerazo. Lo tenemos.
Leonel Moreira: El mejor portero del campeonato local desde hace 5 torneos.
Patrick Pemberton: Por nivel, debería considerársele el tercero. El desinterés de Esteban Alvarado le permite permanecer en el avión.
 
Cristian Gamboa: Sin jugar, su convocatoria nunca estuvo en duda, porque con la “Sele” nunca ha desentonado.
Ian Smith: El “chineado” del técnico era Salvatierra, pero la lesión de José Andrés y el buen nivel de Ian con Santos y posterior contratación en Europa le dieron su boleto por encima de Jhamir Ordain y Kenner Gutiérrez (este último en lista de espera).
Bryan Oviedo: Después de perderse Brasil 2014 por lesión, hoy se merece la convocatoria. Por fin goza de regularidad… aunque su Sunderland descendió a terceras en Inglaterra.
Ronald Matarrita: Joven legionario, es formado al gusto del “Machillo” Ramírez. ¿Se decantara el técnico por su ofensiva o por la marca de Oviedo?
 
Óscar Duarte: Mundialista en Brasil, autor de gol contra Uruguay, consolidado con el Espanyol en la Liga Española, ha tenido en las lesiones a sus mayores enemigas.
Giancarlo González: Incuestionable. Recio zaguero del Bolonia, en el “calcio”, el reino del (buen) fútbol defensivo.
Francisco Calvo: Su liderazgo en la MLS, buen juego aéreo y calidad para cubrir dos posiciones (central y lateral) lo tienen ahí con mérito.
Kendall Waston: El autor del golazo de la clasificación es garantía de juego aéreo, en las dos áreas. Por bajo, Túnez le hizo ver que aún tiene cosas por mejorar.
Johnny Acosta: Criticado por un sector de prensa y afición, la verdad es que al “Machillo” siempre le ha cumplido. Y bien. Es líder y comodín táctico. Es el megáfono de Ramírez dentro del campo.
 
David Guzmán: El contención con mejor nivel de todos los convocados. Mejoró barbaridades en la MLS. Quita y ya no pega tanto como antes. Tiene buen pase y lectura para acompañar o esperar según la circunstancia.
Celso Borges: Colmilludo, se sabe el puesto. Líder nato. Voz de mando dentro de la cancha. Viene de un trago amargo tras descender con el Deportivo La Coruña.
Yeltsin Tejeda: Aunque se convirtió en legionario, su nivel no es el mismo de hace cuatro años (ha bajado), pero le basta para mantenerse por sus pulmones titánicos, su garra y obediencia táctica.
Randall Azofeifa: De que se tambaleó, se tambaleó. Ya no es el mismo de hace un año, viene en declive, pero Óscar Ramírez probó con Osvaldo Rodríguez y Wilmer Azofeifa (lista de espera) y, como no le llenaron del todo, mejor optó por “viejo conocido”. No se animó siquiera a probar con Michael Barrantes ni con José Miguel Cubero.
 
Rodney Wallace: Peleará con Colindres la titularidad. Defiende más, es de ida y vuelta. Nunca sobresale, pero siempre, siempre, siempre cumple. No desentona.
Daniel Colindres: Premio a su regularidad, que le ha permitido constituirse en el mejor extremo del torneo local; habilidoso, vertical, sinónimo de peligro. Más ofensivo que Rodney.
Bryan Ruiz: El jugador clave. Con él, Costa Rica es otra (mejor). El que atrae marcas, el que impide que a la “Sele” se le tiren con todo encima, el que maneja tiempos y ritmos de juego. Y, encima, con asistencia y con gol. ¡Qué dicha que recuperó su rol estelar en el Sporting!
Christian Bolaños: Ramírez lo dijo, ve a “Bola” como un suplente de Bryan Ruiz. El jugador costarricense que le puede hacer una función más similar a la del “capi”. No nos convence del todo. Se nos asemeja más Elías Aguilar, pero, evidentemente, nunca fue del agrado de don Óscar.
 
Joel Campbell: Tiene que estar. Desencanchado o como sea, ha demostrado mil veces que es jugador de selección. A cuanto torneo va, sean mundiales menores, copas oros, copas américas o copas del mundo mayores, sus chispazos siempre derivan en alegrías.
Marco Ureña: Ídem a Campbell. Siempre calló bocas con goles o generación de jugadas para gol en los momentos justos. Aunque sea con máscara, tiene que estar.
Johan Venegas: Parece que se salvó por permanecer al “club” del círculo cerrado del “Machillo”. Ha tenido una campaña peor que discreta con el Saprissa, al punto que el mejor nivel de los morados apareció sin él en cancha (con el hondureño Bengtson improvisado como extremo derecho). Ojalá nos calle con una soberbia actuación en Rusia. No obstante, los dos atacantes en lista de espera (Yendrick Ruiz y David Ramírez) han tenido mejor nivel que él, incluso el propio McDonald.