A Keylor Navas: ''Sacate el clavo yéndote a la Juve''

Eso de “tengo tantas ganas de irme como de morirme” es poético, romántico, una declaración de amor que de seguro le aguará los ojos a más de un merengue sensiblón.  Pero que de poco o nada le servirá a Keylor Navas.

Realismo, por favor: al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, las lagrimitas le resbalan. Es una caja registradora impermeabilizada contra sentimentalismos. Lo que él siempre quiso fue colocar en el arco blanco a un vendedor de camisetas y que, de paso, ataje bien. Y ya lo tiene.

No pudo llevarse al español David De Gea ni al brasileño Allyson Becker, frenado por el “Keylor Lover” más “Keylor Lover” del planeta, Zinedine Zidane, pero, tras la renuncia de “Zizou”, las puertas se le abrieron de par en par y, finalmente, se le hizo con la traída de Thibaut Courtois,

Y, ojo, además de vender casacas, el belga garantiza calidad. Ya lo demostró ganándolo casi todo con el Atlético de Madrid y el Chelsea (le falta una Champions) y, encima, viene de ser nombrado Guante de Oro en Rusia 2018, con todo merecimiento.

Entonces, no es necesario consumir galones de sopa de pescado para comprender que, parejo con Navas en rendimiento deportivo… Es más, seamos sinceros y quitémonos el nacionalismo, ligeramente superior a Keylor, es lógico y entendible que Courtois se adueñe de la puerta, más si adjuntamos las ventajas mercadotécnicas que el gigante de 1,99 metros lleva sobre el tico.

Entendelo, Keylor. Por más fuerte que entrenés, por más que te cuidés, por más que no te quejés, por más, por más y por más que hagás, el titular será Thibaut Courtois. Thi-baut-Cour-tois. Son órdenes del jefe. Lopetegui no es Zidane. ¿Está claro?

Keylor, sí, vos, Keylor: Por más amor que le tengás al Real, vos no estás para ser banca de nadie, merecés ser titular de un equipazo, y el Madrid no es el único gran club del orbe. Hay vida fuera del Bernabéu. Es más, con la salida de Zidane y Cristiano Ronaldo, el equipo que tanto amás se ha debilitado. ¿Y si se fuera Modric? ¡Más todavía!

Por eso, si se pudiera, andate a la “Juve”, que no ha llenado la vacante dejada por Buffon. De seguro Zidane, que es ídolo en Turín, te recomienda bien, y allí te encontrarías con Cristiano, con quien podés adjuntarle más gloria a tu de por sí gloriosa carrera.

Dale, animate. ¿Te imaginás qué rico sería levantar tu cuarta orejona seguida y ver, desde el púlpito de los campeones, a Florentino Pérez con el ceño fruncido, los labios apretados y temblorosos, mascullando su clavito perenne contra vos?

Sacate ese clavo Keylor, date (y danos) ese gusto, ese éxtasis futbolístico, y, de paso, beneficiá a la Selección Nacional, que necesita a un portero titular y no a un suplente bajo los tres palos de la Tricolor.