Meticuloso, Óscar Ramírez previene posible espionaje de los rivales en Rusia

(Columbia en Kazán, Rusia)- El técnico de la Selección Nacional no quiere dejar cabos sueltos, tanto así, que el tamaño de las vallas que rodean los campos de entrenamiento y la visibilidad desde edificios cercanos es algo que le preocupa.

Óscar Ramírez, en amplia charla con Columbia Deportiva, compartió los parámetros que según él deben prevalecer a la hora de decantarse por una u otra ciudad como campo base en Rusia 2018. La decisión se tomaría el mediodía de este  miércoles en Rusia (3 a.m. de Costa Rica).
"Las sedes son de alto nivel. Viendo lo que se maneja acá son instalaciones de buen nivel", comentó. Dijo que la valoración que se hace es sobre las variables, "que haya buena cancha, instalaciones, recuperación, gimnasio, y que se complemente con comodidad de las habitaciones, distancias y logística. La que cumpla más, esa sería la elegida".
Le dio mucha importancia a cómo se puedan sentir los jugadores en cada una de las sedes visitadas. "Son varios días que vamos a estar juntos. Siempre el tema del entorno es importante".
"Acá (Kazán) es un poco más privado. Si se escogiera la de San Peterburgo habría que acondicionar algunas áereas donde hay edificios donde nos pueden ver", dijo, en alusión a la necesidad que tiene de trabajar bajo absoluta discreción los aspectos tácticos.
En efecto, según constató Columbia Deportiva, las mallas de las canchas vistas son bajas en San Petersburgo, pero es algo que se le puede solicitar a la organización que mejore.
"En cuanto a las canchas, yo sé que las van a tener bien", finalizó Ramírez.