Costa Rica quiere que la tercera contra Brasil sea la vencida

La selección de Costa Rica se enfrentará con Brasil el próximo viernes, en la segunda jornada del Grupo E del Mundial de Rusia 2018, la tercera edición de este duelo en la historia de las Copas del Mundo, que los ticos esperan que sea la vencida, ya que en las dos anteriores perdieron.

Brasil y Costa Rica han sido enemigos recurrentes en la trayectoria del país centroamericano en los Mundiales. En su debut, en Italia 1990, ya se encontraron con la Canarinha en la fase de grupos, situación que se repitió en el Mundial de Corea y Japón 2002, y el destino quiso reeditar en Rusia 2018.

En el Mundial de 1990 una debutante selección tica se encontró a Brasil en el Grupo C, que completaban Escocia y Suecia. Los centroamericanos, entrenados por el serbio Bora Milutinovic, comenzaron dando la primera sorpresa a Escocia, a la que derrotaron 1-0 con gol de Juan Cayasso, primer goleador del país en un Mundial.

En la segunda jornada fue el duelo con la Canarinha, que llegaba de ganar a Suecia 2-1, pero sufrió de lo lindo para batir a 'la Sele', hasta el punto que se tuvo que aliar con la fortuna, con un disparo de Luís Antônio Corrêa 'Müller' que rebotó en el defensor Mauricio Montero y despistó al portero Luis Gabelo Conejo.

En aquel duelo, disputado en Torino, la selección 'tica' formó con una equipación de camiseta a rayas blancas y negras con pantalón blanco, el mismo uniforme del conjunto local, el Juventus de Turín.

Muchos hinchas italianos e internacionales pensaron en que tras aquella equipación se ocultaba una hábil estrategia para ganarse el favor del público, pero en realidad era un homenaje al Club Sport La Libertad, decano del fútbol 'tico', fundado en 1905.

Pese a la derrota, la trayectoria de Costa Rica en Italia 1990 fue más que positiva, ya que con una victoria ante Suecia, de nuevo con uniforme blanquinegro (2-1) se clasificaron a octavos, donde fueron eliminados en Bari por Checoslovaquia (4-1).

La siguiente vez que Brasil y Costa Rica se encontraron fue en el Mundial de 2002, disputado en Corea del Sur y Japón, en el que la Canarinha se alzó por última vez como campeona, de la mano del 'fenómeno' Ronaldo Nazario.

Ambas formaban parte del Grupo C, que completaban Turquía, que acabó tercera en aquel torneo, y China. Los 'ticos' comenzaron ganando a China por 2-0, empataron 1-1 con Turquía y llegaron al duelo contra Brasil con 4 puntos y la posibilidad de avanzar a los octavos.

No obstante, la entonces tetracampeona -ese verano sumó el 'penta'- no dio opciones al conjunto centroamericano entonces dirigido por el brasileño nacionalizado costarricense Alexandre Guimaraes en el banquillo.

Ronaldo deshizo el partido en doce minutos: un tanto rematando prácticamente desde el suelo y otro recogiendo el balón de un saque de esquina, bajándolo al piso y rematando entre dos defensores pusieron el 2-0, aumentado por una chilena espectacular de Edmilson al 3-0.

Pero los 'ticos' no se dieron por vencidos. Una pared dentro del área entre Wanchope y Wright fue el primero, y un cabezazo de Gómez les acercaba aún más. La 'Sele' necesitaba al menos un empate para sumar uno mas que Turquía y pasar a octavos.

El punto le fue negado por los goles de Rivaldo y Junior, que cerraron el encuentro y dejaron a Costa Rica sin clasificarse a la fase eliminatoria, empatada a puntos con Turquía y con peor diferencia goleadora, lo que permitió a los otomanos avanzar en un camino que les llevaría hasta las semifinales.

El próximo viernes, en San Petersburgo, los caminos de Costa Rica y Brasil se volverán a unir en un Mundial. La Canarinha con la exigencia de ganar tras el tropiezo contra Suiza, los 'ticos' con la necesidad de sacar al menos un punto para no despedirse definitivamente de los octavos.